domingo, 22 de marzo de 2009

lunes, 7 de julio de 2008

domingo, 29 de junio de 2008

Claudio Apunado a los 4600 mts

PASO AGUAS NEGRAS
Partimos desde Mendoza en la camioneta del hermano de Claudio, que nos llevaría hasta Las Flores (San Juan). Llegamos a Las Flores cerca de las 19 hs , armamos la carpa y prendimos el fuego para hacer un asado , comimos y a dormir pues al otro día se venia lo duro. Nos levantamos temprano y después de unos pocos kilómetros llegamos a gendarmería, para hacer migraciones, hicimos los papeles y nos revisaron hasta con perros por si llevábamos algo ilegal , una vez terminada la requisa partimos por una larga e interminable recta de asfalto que luego se internaría en la cordillera.
Una vez en la cordillera el camino hizo una gran bajada, para luego ya si subir y no dejar de subir mas hasta los 4780 mts. Luego de la bajada, el camino se torno mas pesado, el asfalto empezó a desaparecer de a poco, ya que era mas tierra que asfalto, así siguió hasta el puesto de gendarmería, una vez ahí decidimos almorzar, pues ahí en adelante la pendiente se pondría peor, ya que nosotros siempre vamos con mucho peso, pues nunca llevamos vehículo de apoyo y debemos cargar todo en nuestras bicis (ropa, comida, carpa, bolsa de dormir, repuestos, etc.) o en el caso de Daniel que lo único que le falta llevar es la mesa de luz.
Después de gendarmería el camino es todo tierra y ya empieza a encajonarse y ponerse mas pesado, después de unas horas nos quedamos sin agua y todo lo que había venia turbio, nos habían dicho de una vertiente pero no la encontrábamos, en una de las paradas pudimos divisar la vertiente y clara y transparente que corría clara y transparente al lado de otro todo turbio, dejamos las bicis y bajamos caminando a cargar agua porque todavía faltaba mucho para acampar, pedaleamos por unos caracoles que subían como escalones por la cordillera, seguimos y yo a eso de las 18 hs. ya no quería mas, ese año no había entrenado tanto como otros años y lo estaba pagando. Hugo me fue distrayendo y así pudimos llegar hasta los arenales, a 3900 mts, la meta era la quebrada de San Lorenzo, pero yo no llegaba, acampamos, y la hora de la cena fue muy dura, pues la falta de oxigeno nos obligaba a hacer todo muy pausado y si te apurabas te mareabas y terminabas acostado, después de cenar unas latas nos fuimos a dormir y no se sintió un ronquido en toda la noche, no se si por la falta de oxigeno o por el cansancio.
Al otro día temprano desarmamos todo y teníamos que llegar a la quebrada de San Lorenzo y desde allí lo más duro del viaje, los Caracoles que subían hasta los 4780 mts. A las 2 hs llegamos a la quebrada y empezamos a subir los caracoles, íbamos esperando a ver en que momento Claudio se descomponía, pues cuando pasa los 4000 mts siempre se apuna, se tira al piso se recupera, y queda como nuevo y después no lo alcanzas mas, dicho y echo llegamos a los 4600 mts y palmo, descansamos mientras se recuperaba y fotos para luego mortificarlo, se repuso y salimos ya con la meta puesta en el limite, cruzamos un glaciar y unos pocos kilómetros se diviso el hito Hugo y Claudio apuraron la marcha y así pudieron sacarnos fotos cuando íbamos llegando, para que luego mi señora me dijera “ojala tuvieras esa sonrisa cuando estas en la casa”, la felicidad de haber llegado al paso limítrofe mas alto de Sudamérica no era poca cosa. Como siempre pasa en estos lugares el viento y el frio no te permiten estar mucho tiempo, asique nos abrigamos y descendimos con cuidado, encaramos por las bajadas de los 4x4, ya que ahorraríamos varios kilómetros, pero los frenos de las bicis sufrieron muchísimo, ahora la meta era llegar a la aduana y hacer noche ahí, habíamos visto un cartel que decía 30 km, asi que era un tramite sencillo llegar y mas todo bajada, paramos a almorzar, ya habíamos hecho los 30 km y la aduana no aparecía y seguimos bajando y el camino se puso plano, pues hay un gran embalse, seguimos pedaleando y la moral bajo hasta el piso, habíamos hecho 50 km y no pasaba nada, después de unas horas llegamos a la aduana como a las 20 hs después de haber realizado 90 km desde el limite, molidos pero todavía con vida fuimos a hacer los papeles y nos dieron la mas grata noticia del viaje, los carabineros del complejo nos brindaron alojamiento, ducha y cena caliente, todo gratis, parte de un programa de asistencia al viajero, que tienen las zonas de frontera, todo un lujo, era como un hotel 5 estrellas de montaña, esa noche las apuestas estaban en mi contra para el otro día.
En la mañana luego de un baño, comida y dormir en una cama estaba semi nuevo, nos faltaban 150 km para la Serena, arrancamos y los primeros 50 km una maravilla, todo en bajada y sin serruchos, pero lo bueno siempre se termina, al comenzar el asfalto el terreno se puso plano y con mucho viento, y como siempre en contra lo que eran 4 hs de transformar en 7 hs de terror, como a las 17 hs paramos en un arroyo donde nos refrescamos, y seguir que faltaba poco, a falta de 1 km para llegar la rodilla de Daniel no dio mas y tuvimos que tirarlo hasta la Serena, motivo por el cual todavía lo gastamos, a eso de las 19:30 hs llegamos al final de esta travesía. El condimento especial de este viaje fue la incorporación de Daniel al Team, el cual demostró ser un excelente compañero de viaje y un buen amigo para compartir futuras travesías como seguro aremos.
De vuelta en el micro ya planeabamos el próximo cruce que intentaremos por el paso “Las Damas” en Malargue, con la posibilidad de hacer también el avión de los Uruguayos, ya que nadie ha ido en bicicleta, y como a nosotros nos gustan los desafíos, seguro lo intentaremos.
Recomendaciones para el viaje:
o Buenas bicicletas
o Buenos Frenos
o Varios termos y camelback
o Comida para calentar(no cocinar)
o Consultar habilitación (temporales)
o Entrenar en altura (evitar apunamiento)
o Carpa de montaña
Relato: Fabian Ezquerro